INSTRUCCIONES

Dime qué toma tu chica y te diré cómo actuar

Ofrecemos un adelanto del libro Cómo conseguir chicas, en el que su autor nos comparte valiosos consejos para afrontar la primera salida.

 

Por Joe Fernández 

 

 

Ya acordaste la cita, pasás a buscarla como buen caballero que sos, la llevás a un bar de tu confianza en donde te sientas a gusto y juegues de local. La situación está controlada paso a paso. Ya hiciste todo el trabajo previo, la inteligencia, la logística del encuentro y ahora la tenés ahí. Cara a cara, uno contra una. Llegó la hora de la verdad. Es el momento en el que ella te hará un último guiño, un último gesto. Es ahora cuando, según lo que pida para tomar en esta primera salida, te estará demostrando hasta dónde está dispuesta a llegar y qué es lo que pretende.

 

Coca light

Figura escultural. Va al gym. Hace pilates. Pero tenés un grave problema: está enamorada de sí misma. Es difícil vencer a estas amantes del espejo y su figura, que están más pendientes de ellas que de darte el sí a vos que acabás de pedirte una cervecita con maní. Ya te está mirando con cara de gordo que va a querer tocar su pelo impecable con esas manos llenas de grasa y calorías. Si pide una Coca light, estás más cerca de ganarle un set a Roger Federer que de ponerla esa noche.

 

Jugo de naranja exprimido

Frígida. Olvidate de concretar. Muchas vueltas y no va a pasar nada. Nadie con un poco de onda y ganas de pasarla bien puede pensar en un jugo de naranja un sábado a la noche (salvo que venga acompañado de un vodka furioso). Seguramente viene de un noviazgo largo y van a pasar varias salidas antes de que puedas llevarla a la cama. Ella va a juguetear toda la noche con el “sorbete” del exprimido, mientras vos te conformás con tu pajita.

 

Café

Solamente permitido si nuestra víctima tiene más de treinta años. Es una bebida clásica que puede ser un termómetro para ver con qué nos descolgamos nosotros. Tranquilamente puede ser la antesala de otra más fuerte, en caso de ver que la charla interesa y sube la temperatura. Las más experimentadas pueden llegar a elegirlo porque el café te permite cerrar una charla en veinte minutos o extenderla por horas. Es claramente la más engañosa de las bebidas. Si después de ese café inicial se pide alguna bebida alcohólica o incluso otro café, ya estás adentro. ¡Te compró más el humo que a Caruso Lombardi! ¡Hoy la ponés!

 

Cortado

En apariencia es lo mismo que el café, pero NO.

El agregado de leche a la bebida fetiche de los colombianos rebaja no solamente el café, sino también la intensidad, por lo tanto vas a encontrar un poco más de dificultad para concretar con la chica del cortado. Ni hablar si es de esas que viene con especificaciones amorfas como “mitad y mitad” o “cortado con leche fría” o “sin espuma”. Cuanto más específico sea el pedido, más tardará en entregarte el tuyo.

 

Lágrima

Los argentinos somos increíbles. A la hora de bautizar a una variedad del clásico café, le ponemos como nombre “lágrima”. ¿Hay algo más triste? Nostalgia pura reducida a un pocillo. La compañera que se pida una lágrima en una salida te hará llorar de rodillas antes de siquiera regalarte un beso robado en la puerta de su casa.

 

Copa de vino

Hay elegancia en esta elección. Hay distinción.

Son mujeres a las que les gusta que las seduzcan y están dispuestas a todo si son cortejadas por caballeros. Les gusta que les abran la puerta del auto, las dejen pasar primero y siempre sea el hombre el que invite. Con estas premisas, será cuestión de horas poder llegar al punto G de la cuestión. La única señal de alarma es si te toca alguna que se haga la sofisticada exigiendo un varietal en su pedido (“yo quiero una copa de malbec”, por ejemplo). Esto demostrará que es un poco quisquillosa y tiene ciertas ínfulas de sofisticación que deberán ser bajadas a beso limpio.

 

Fernet

Tiene flequillo, buena cola, escucha rock nacional. Es súper gauchita en la cama y no anda con muchas vueltas. Sé concreto y directo, y vas a pasar una agradable velada. No la aburras con mucha charla. Le gustan los chicos simples.

 

Daiquiri - Caipiroska - Mojito - Campari - Bailey’s – Amarula

 

Son tragos livianos, suaves y conchetos que escondendetrás a nenas bien con ganas de divertirse. Habráque ser finos y seducirlas lentamente, cocinar a fuego lento esos besos que sin dudas llegarán con el correr de la noche. Pero paso a paso. Se las dan de damas y así habrá que tratarlas para poder conocer sus secretos más profundos.

 

Speed con vodka o licor de melón con vodka

Tragos de adolescente inexperta con ganas de jugar a ser grande. Vas a poder besarla y manosearla un poco. No creo que llegues a intimar en la primera salida, pero sí en la segunda o tercera. Igualmente tenés que insistir. Son las típicas que transforman el “no, no, no, noooooo” de los primeros besos y lo terminan convirtiendo en un “no pares, no paressssssss, no paressssssss”.

 

Cerveza

Gaucha, compañera, le gusta el sexo. No es histérica. Disfruta mucho el sexo oral (hacerlo y que se lo hagan). Vas a pasar una noche divertida. Te aconsejo: si ella quiere cerveza: ¡seguila! No pidas otro trago. La cerveza es como el mate: se comparte. Y si ella quiere una cervecita y vos ya de arranque decidís acompañarla en esa elección, habrá un código de camaradería que los llevará a la cama mucho antes de lo que vos pensás.

 

Copa de champagne

Estás perdiendo el tiempo en el bar, ella sólo quiere acción. Tiene experiencia, probablemente esté toda depilada y sepa mucho en el arte amatorio. Pedí rápido la cuenta y llevala a un hotel antes de que se vaya con el barman que no para de mirarla. Las minas que piden una copa de champagne son ninfómanas y gritonas en la cama.

 

Whisky

Acá no se jode. Acá es palo y a la bolsa. Es una mina que no se banca las vueltas ni el histeriqueo. No podés errar. Estás jugando en ligas mayores. La mujer que se sienta en un bar y pide un whisky tiene unos ovarios grandes como el Maracaná (o una cirrosis grande como la cancha de Boca), pero sea cual sea el caso, sólo quiere rock and roll. No me defraudes, hacele sentir el rigor del macho argento.