NARRATIVA

Cuentos que no pienso escribir

De Diego de las Ratas

Presentamos una selección de microrrelatos que forman parte de dos libros de ciencia ficción de Diego de las Ratas (Buenos Aires, 1976), seudónimo con que el autor dio a conocer estas historias absurdas e hilarantes, pobladas de aliens, albañiles del tercer mundo, futbolistas malogrados, vampiros, científicos macabros y todo tipo de especímenes que ocupan su universo ficcional. Estas microhistorias tienen un desarrollo mínimo, son cápsulas narrativas, instantáneas fugaces de un acontecimiento único o el argumento perfecto de un cuento más largo que su autor no piensa escribir. Y con eso le alcanza para describir el mundo o inventarlo. 

 

Ilustraciones: Gastón Caba

 

 

100 cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir.*
 

 

9


Un tipo toca un cable y se convierte en hombre lobo. No se da cuenta. Va al Coto. La gente medio que se caga toda. Descubre su condición en el reflejo que le devuelve el acero inoxidable de la sección fiambrería. Huye de la ciudad. Termina sus días como mascota de un equipo de básquet en Venado Tuerto.


13


Un mecánico en Córdoba fabrica un avión usando un tractor y unas chapas de zinc. Intenta patentarlo. Encuentra dificultades. Una noche, al salir de una pizzería, la policía local lo detiene. Ya en la celda es abordado por funcionarios de la NASA que le hablan de la Flota Solar Warden y le explican que no tiene opción. 15 años después, Talleres de Córdoba evita el descenso porque un rayo que vino del cielo sacó una pelota al córner.

 



26


Un pariente de Drácula se muda a Villa Carlos Paz y descubre que la sangre de travesti es mejor. Extasiado y sediento de lujuria enfrentará al poder hegemónico de la cúpula vampírica. Acorralado en Río Cuarto se arroja al sol. Una gota de su sangre rueda. Alcanza el curso del rio. Su linaje, ahí, entre las aguas, esperará la sed de los incautos.

 



30


Un 17 de octubre del 2050 la tierra se estremece en temblores interiores. Toda la Ciudad de Buenos Aires entra en pánico cuando la flor esa que está sobre Figueroa Alcorta comienza a vibrar y resulta ser el rodete de una Eva Perón robótica, metálica y gigantesca que emerge de su entierro y se dirige hacia la sede de la CGT.

 


51


Francisco es albino. Un día sufre una convulsión, cae al piso y al despertar sólo es capaz de pronunciar la palabra cenáculo. Los médicos, desorientados, no pueden explicar el fenómeno. Más tarde, Horacio, otro albino, también sufre convulsiones. Al despertar sólo es capaz de pronunciar “abril”.  Muy pronto, todos los albinos del mundo sólo pueden pronunciar una palabra. El desafío será ordenar el mensaje antes de que sea demasiado tarde.

 



64


Todos los cerrajeros del mundo no saben que esa máquina que usan para fabricar llaves guarda todas y cada una de las copias que han sido fabricadas y las envía a un centro secreto ubicado debajo de la popular de Ferro. Allí, en pleno corazón de caballito, una raza de algo que no es humano, aprovecha la noche para ingresar en la casa de los incautos ciudadanos. No roban ni hacen nada. Sólo observan a la gente dormir y se retiran.

 



65


Todos los taxistas que trabajan de noche son vampiros. Pero no son vampiros de sangre. Los verdaderos vampiros se nutren con la energía de los seres humanos. Lo curioso es que después de años de alimentación descubrieron que cuando la gente se indigna, la energía se libera más rápido facilitando la absorción. Por eso, el vampiro, astuto en su accionar, suele contar mentiras o no lavarse el culo para facilitar la indignación del pasajero.

 



74


Surgen de pronto. Aparecen como reptando por debajo de todas las polleras de las bolivianas con vestimenta tradicional. Son seres de barro y paja. Sin forma humana. Son como pequeños montículos que avanzan eliminando todo a su paso. Como si un algo en ellos, el tocar las cosas, las disolvieran. Dejando detrás una estela de pasto verde y rozagante.

 



81


Mandan a un alien chiquito de aspecto casi humano para salvar a la humanidad. La nave cae en Morón. El alien se anota en el colegio pero los compañeros le hacen bullying porque es cabezón y medio pelado. El alien se deprime un montón y empieza a fumar pasta base. Deja el colegio, se junta con una piba y se olvida de salvar a la humanidad. Ya anciano, confiesa todo y tira un rayo verde que le pega al Chaqueño Palavecino y lo convierte en Beethoven.

 



97


Un científico chaqueño descubre que el surco que dejan los rengos se rige por un patrón definido. Lo analiza, lo decodifica y descubre que los rengos predicen el pasado. No el pasado real inmediato que todos recordamos, predicen el pasado que los hombres del futuro recordarán de nuestro tiempo. Desesperado baila una cumbia imaginaria  para festejar, tropieza, se golpea la cabeza y se olvida de todo por completo.





 


Otros 100 cuentos de ciencia ficción que no pienso escribir.





 

1


Descubren que el superyó es una maldición que los Mayas instalaron en todos y cada unos de los hombres como venganza a esos putos, los que llegaron desde el mar para ocultar la belleza de estar vivo con el manto podrido de la religión.

 



12


Científicos del Churruca descubren que Jesús era de acá, de Padua y presentan pruebas. El vaticano enfurecido manda unos arcángeles de esos que tiran fuego y rayos pero llegan a Liniers, se desorientan y se toman el tren para el otro lado. Al final todo se sabe, el mundo entra en una crisis de fe y los evangelistas brasileros aprovechan para presentar a Carlucho, el nuevo mesías. Un zaguero central que se recuperó de las adicciones y encontró la iluminación el día que le hizo un gol al Botafogo.

18


Se confirma que el vino con soda genera una mutación genética que te hace proclive a manejar un taxi y decir que te cogiste a Silvia Pérez. Investigadores desarrollan una medicación que revierte este proceso y luego de diez años 30 mil taxistas son liberados en Formosa donde generan una sociedad politeísta cuyos dioses son la cuerina, el gancia y el queso cortado en cubitos.





29


En la avidez constitutiva del capitalismo una agencia de publicidad crea un jingle cumbiero para un desodorante orientado a las clases bajas. El fragmento musical resulta ser tremendamente pegadizo ya que se trata de una llave musical ancestral que abre las puertas del inframundo. De pronto todo el conurbano se ve invadido por criaturas infernales que montan una empresa de combis truchas y se adueñan de Florencio Varela.

 



34


Sismo en Córdoba. Tiembla la tierra y la punta del cerro Uritorco se derrumba. Emerge algo parecido a una linterna gigante que tira un rayo de luz color lila que rebota en la cabeza de todos los pelados menores de 35 años y, como esos dibujos de unir los puntos, se revela un mensaje de auxilio que sólo puede ser visto desde el espacio.

 



41


Perón fue secuestrado por una raza de aliens que le cambió las manos por unas garras cibernéticas capaces de agarrar fm y operar maquinaria extraterrestre. Al morir, una logia secreta se las robó y las mantiene ocultas para, cuando llegue el momento, poder abrir las puertas de la Antártida y comenzar la liberación mundial.

 



63


Juan Carlos siente algo raro en el shopping y se lo comenta a su señora. De a poco las personas van notando que ya nadie proyecta sombra. No entienden qué pasa, bromean. Se corta la luz. Se activan las luces de emergencia y ahí están ellas. Las sombras de todos. Paradas. Sin ojos, pero observando. Sin rasgos, pero siniestras. Quietas, sin hacer ruido. Todo queda en silencio y sólo se escucha el horrible sonido que emana de las sombras al rozarse entre ellas.

 




69


La policía bonaerense encuentra una cocina de paco alien. Una droga que se vende en casi toda la galaxia porque la vida es una mierda en todos lados. La cana ve la oportunidad y decide mejicanear a los grises. Los extraterrestres se enteran y con unos rayos dimensionales transportan toda la ruta 3 al Antiguo Egipto donde los esclavizan para construir unas pirámides. Por eso, si te fijás bien, algunos faraones están pintados con la camiseta de Brown.

 



81


Descubren que la ignorancia es un ente malvado. Un ser real que tiene conciencia de sí mismo. Un algo que, como una enredadera invisible, crece de humano en humano. Un ser que una vez instalado utiliza el eructo de matambre para llegar hasta otro cuerpo, y colonizarlo. 

 



85


Un tipo se equivoca y pone gasoil adentro de una licuadora Arno. Sin querer inventa una máquina del tiempo gasolera. Una vez que se aviva como setear la fecha del viaje con la botonera vuelve al año 88 y se deja a su propio yo de cuando tenía 11 años un papelito en la mesa de luz. "Pateá el penal abajo, a la derecha, que el gordo del kiosco se queda parado”. Y ese simple mensaje fue suficiente para cambiarse la vida.

 

 

*Los libros se pueden comprar en formato PDF enviando un mail al autor a: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.