EDITORIAL



E pur si muove


 

Llegamos al segundo número de la revista con menos certezas que al primero, pero con más novedades editoriales y redactores nuevos. Si bien este proyecto nunca intentó ser una excusa elegante para escapar del estado de incertidumbre que nos define, algunas notas de Invisibles intentan describir y explicar aquello que sucede en el entramado social, y que a veces determina un modo de hacer literatura o de abordarla. En este número podrán encontrar dos perspectivas sobre el caso Brasil: la de Roberto Arlt con sus Aguafuertes Cariocas, que nos presenta la ciudad de Río de Janeiro en 1930, adormecida, cansada; y la de Alfredo Grieco y Bavio, Favelas sin mundial ni carnaval, donde la misma ciudad parece haber despertado de un largo sueño en 2013 e improvisar una rebelión social en demanda de cambios, días previos a la llegada del Papa. También publicamos a dos cuentistas diferentes, separados por fronteras, generaciones y estilos, que comparten, no obstante, un estilo preciso, una actitud resignada, un humor fino ante el ritual complejo de vivir y morir: Virgilio Piñera y Fernanda García Lao, que se ocupan de narrar la angustia e incomprensión del mundo.

También ofrecemos un adelanto del poemario de Nicolás Domínguez Bedini, Sueño con lavadoras y otros poemas, que podríamos describir como una lírica de lo cotidiano. La crítica de cine sobre In another country comparte esa línea argumental en la que se expone una teoría de la construcción narrativa a través del día a día de una mujer que busca la forma de relacionarse con el entorno, o de encontrar su destino, como una protagonista más de un cuento de García Lao.

Por último, la reseña Degenerados de Horacio Mohando sobre Mi ángel tiene alas negras, el genial policial de Elliott Chaze que promete ser la novedad editorial del año en curso. Y una sección nueva donde analizamos series de TV, para los lectores que se dejaron atrapar por “esas marionetas elegantes” de Mad Men.

No caeremos en el lugar común de decir que este número es mejor que el anterior y peor que el próximo. Nos basta con decir que estamos conformes, y que su resultado le hace justicia a nuestro esfuerzo.