MÚSICA

Música: vanguardia y tango

Reseñamos dos novedades del 2013. El disco experimental Símbolo de fósforo del grupo PAAR. Y La reina del festín, del conjunto La Grela, exponentes del nuevo tango argentino.

 

Por Mariano Pedrosa


 

PAAR – Símbolo de fósforo (2013)

PAAR es una invitación a sentir el ritmo de la palabra en la telaraña de una música sampleada. El disco Símbolo de fósforo es una performance psicodélica que rastrea poesía, así como lo haría un sabueso si pudiera amaestrárselo para reconocerla. 

Versos de Paul Valéry, H.M. Enzensberger, Allen Ginsberg son presentados en la voz de Nicolás Domínguez Bedini. El recitado es el punto de encuentro de diferentes voces que se articulan y trazan extraños recorridos, que hacen que la poesía quechua se vuelva indistinguible de la de Valery o Ginsberg: “Tocando una flauta de hueso de mosca, será mi tambor un huevo de hormiga”. 

La voz que dice, que repite, que recita escarba las posibilidades rítmicas y un tanto lisérgicas de la palabra. Fuera de los estereotipos, PAAR deja la tierra firme de lo convencional y se adentra en borrascas personales, donde el goce es la norma y eso hace que la escucha resulte hipnótica. 

Los sonidos de PAAR forman una única composición dividida en siete partes, a veces, parecen sacados de una película de ciencia ficción. Tanto así, que producen la ilusión de estar escuchando a la banda junto con seres de diferentes mundos en un sótano urbano, caldeado, lleno de humo y de poesía, es decir, la experiencia misma de la poesía. 

Nicolás Domínguez Bedini / Fernando Lamas / Ignacio Fila / Hernán Balzarotti / Jerónimo Escajal. Editado por La trompetilla acústica. 





La Grela - La reina del festín (2013) 

La cadencia del tango retumba en una experiencia de la especie. Al menos de esa especie que formamos los que escuchamos tango. Seamos porteños, limeños, neoyorquinos o copenhaguenses. Al fin y al cabo, la escucha nunca es tan personal y local como tantos pretenden. 

Tras los pasos del jazz que ya no es sólo negro y yanqui, el tango se piantó de la Argentina, y de tanta y tanta gira fue anclando en diferentes puertos del mundo. Pero por más lejos que se vaya siempre está volviendo, como decía Troilo de sí mismo; el nombre del quinteto, La Grela, recuerda, más allá del bienvenido cosmopolitismo, ese origen local y orillero que todos le conocemos.  

La reina del festín es un disco instrumental que, sin sobresaltos vanguardistas, se trenza con prestancia con tangos y valses de diferentes épocas, y los trata con el respeto con que los clásicos gustan de ser tratados. El registro preciso del quinteto se recuesta por un lado en la calidad interpretativa de sus músicos y, por otro lado, en un repertorio que se basa en la combinación de tangos tradicionales como “Melodía de arrabal”, “La Cumparsita”, “Adiós Nonino” a los que les entremezcla temas propios, como el candombe “El Lucho” de Ramón Maschio. Fraguela y Cánepa son los otros dos integrantes que aportan sus composiciones a este diálogo musical. 

Ricardo Cánepa: contrabajo / Ramón Maschio: guitarra / Diego Tejedor: violín / Rubén Slonimsky: bandoneón / piano y dirección: Pablo Fraguela