TEXTOS

Querida Mamá

¿Cómo sería el Paraíso de las locas, cuando los escritores mueren y van al cielo? La imaginación delirante del novelista Alejandro López tramó esta carta en la que Manuel Puig, ascensorista del cielo, saca los trapitos al sol del Parnaso literario. 

 

Por Alejandro López* 


 

Por suerte se resolvió el temita de que el Purgatorio ya no existe porque estaba harto del asunto, así que ahora de a poco nos están dejando entrar al Paraíso o dándonos alojamiento en la zona pre límbica. Parece que todo fue una transa política, como siempre, pero el asunto es que, de momento, estamos desalojando como se va pudiendo. Pero lleva su tiempo. No es fácil reacomodar algo que se vino organizando a lo largo de tantos siglos.

Igual van a tener que inventar otra cosa porque esto se está llenando que ni te digo. Ayer, sin ir más atrás, ya era un problema. El club de ex-critores terrenales por un tema de cupo y diversidad ya es cualquier cosa, ahora entra cualquiera.

Bueno, además con el tema de la central Fukushima a toda la parte del Cielo de la literatura japonesa la tuvieron que reubicar en nuestro pabellón porque les quedó todo contaminado, no podían respirar las pobres. Así que la Mishima, la Kurosawa, la Akutagawa (la de Rashomon) en fin, todas de este lado. Ahora toman mate y les encanta el dulce de leche mientras se mezclan con las más locales. A mí los que me conocen de vivos me dicen Manuelita, sí reite, como la tortuga y siempre me elogian el uniforme perfecto, planchado y el tag que pone Puaj. Te lo cuento a vos para que veas que hasta muerta no puedo con mi humor negro. ¿Te acordás quién era la envidiosa que me decía Manuel Puaj?

Me rio solo.  Y pensar que yo que quería fama, Hollywood, faroles, aquí estoy de ascensorista. Pero nada despreciable, eh, que soy fija y me concedieron el puesto por 400 años corridos, con contrato todo en regla, ojo. Para que te des cuenta de la importancia del puesto te comento nomás que en Francia había estado la Flaubert, pero parece que se puso tan grandota que apenas si podía llevar a otro pasajero, con la condición de que fuera delgada o que no fuera tan famosa. Así que ahora la trasladaron a tareas pasivas y hace trabajo de archivo y oficina. Cadeta interna. 

Igual el trabajo me gusta, eh, ni me quejo porque  me entero de todo con pelos y señales. Es  que al haber un sólo ascensor en funcionamiento (por temas de recortes núbicos y ahorros celestiales), todo Dios tiene que pasar por aquí. Todo dios escritor porque en realidad estamos en la zona pre límbica de latinoamericanos específicamente.  PLL-12.  Así que los llevo para arriba y para abajo a la nube que me pidan.

La que armó todo este quilombo en el fondo fue la Milly o la Cindy (así le decimos cariñosa e indistintamente a la Walsh por militante y por sindicalista). Fue él el que empezó a armar la revoluta para que no nos cerraran esta zona pre límbica del todo. Él fue el primero en hacer las denuncias y algo logró. Es que es muy buena, tan política siempre. Me enamora. Es que parece que se metió a investigar la antigua concesión del Purgatorio y salió a la luz que en realidad fue una mala maniobra del Papa anterior y del actual mezclado con un tema que involucraba a la Banca del Vaticano y, por presiones non sanctas, toda esta zona se transformó en una clonadora clandestina de nubes. Por eso las tormentas que hay, por eso el aumento de catástrofes. Y todo esto lo fue desculando solita la Cindy. Todos los días me pide que lo lleve a la tercera o cuarta supra nube porque dice que desde ahí se pueden sacar unas fotos pre-límbicas buenísimas y de paso charla un poquito con la Rulfo que le encanta y tras cartón se chupan un poco las medias.

¿Qué más, qué más? Te extraño como al oxígeno. 

Bueno la Borges ahora ve y se la pasa drogada todo el día. Está hecha un opio literal. Esa sí que está en su propio limbo. Y encima se puso verde. No se salvan ni los ángeles. Ahora está escribiendo porno, dice. Habrá que ver cómo le va.

Fogwill está más gay que nunca, parece Tinelli pero se sigue haciendo la tapada y miente que se hace la cabeza con la viva de la Beatón Sarlo, que dicho sea de paso ahora, milagrosamente, me ama y se hace la presidenta de mi club de fans. No le creo nada. Fogwill sólo quiere andar paseando por las nubes más altas y están culo y sky bikini con la Perlongher, y oh casualidad, siempre hay un chonguito de poeta dándoles vueltas. 

Evita, que nunca escribió una línea pero que está acomodada con todo Dios, también viene seguido con la Copi. Está igual que siempre, lo único que ahora quiere ser primera dama interestelar y como está de asunto con un ex presidente, se cree la más famosa…

(Si Cristina supiera con quién se anda revolcando, la saca de los billetes urgente.)

La Hitchcock viene de colada. Está flaquita  raquítica, hace 4 veces por semana Sky Pilatos con el General. Por eso él la trae de colada. Tocan el piano juntas a seis manos con la Bioy Casares. A veces se les suma la Sarmiento para tocar unos himnitos.

El otro día las confundí porque después de los 120 años se ponen todas muy caronas. Fotocopias. Comentaron todo el viaje el escándalo con unos chantas que parece que son los que escribieron el primer tomo de la Biblia. El tema es largo así que en la próxima carta te cuento todos los detalles.

El chiste de mal gusto de la semana. San Pete y San Puto se fueron a bañar, San Pete se ahogó. ¿Quién quedó?

Obvio, me miraron a mí. Se hacen las graciosas pero son unas descaradas. 

¿Qué más, qué más? Ah, la última: Saer ahora que está canonizado está hecho un espléndido. Sólo se junta con las Ocampo que, dicho sea de paso, se han vuelto todas heterosexuales por obra y gracia, inaudito.

La Cortázar que poco a poco está empezando a hablar mejor, ahora por fin parece argentino se hizo amigo de la Corín Tellado y de la Agatha Christie. Siempre juntos no sé en qué andarán. ¡Qué nos sorprendan!

¡Uy! Y el más plomo: la Carver. Anda sobrio hace siglos y es pura confusión por eso siempre se quiere tomar este ascensor que imagínate que está bien lejos del sector anglosajón. Pobrecito todo el mundo no ve la hora de que vuelva a tomar, tomar de verdad porque parece que se pone secante y quiere convertir a todo el mundo al vegetanubismo.  ¡Uy! Hablando de Roma… ahí viene y no veo con quién. ¡No! ¡Mi Dios bendito! Viene caminando con la Chavela. ¡Por fin una amiga! Se me caen las lágrimas de la emoción. Bueno madre, te tengo que dejar pero con la sensación de que esto se va a poner, ahora sí, mucho mucho más interesante. Te estampo un beso y te dedico el amor de siempre.  

Tu Manuel. 

 

*Alejandro López nació en 1968 en la provincia de Corrientes. Ha publicado cuentos en diversas antologías, y las novelas Keres coger? = Guan tu fak (Interzona) y La Asesina de Lady Di (Adriana Hidalgo).