RESCATES

Pensamientos del Sr. Teste

Monsieur Teste es una colección de textos publicados por primera vez en 1929. Se trata de una obra que no pertenece a un género literario específico. Puede ser considerada como apuntes filosóficos, notas para una novela futura o el esbozo de un personaje puramente intelectual. Presentamos aquí un capítulo de esta obra fundamental.

 

Paul Valéry


 

Hay que entrar en sí mismo armado hasta los dientes. 

•••

Hacer en sí la gira del "propietario". 

Estado de un ser que ha terminado con las palabras abstractas –que ha roto con ellas. 

•••

Crear una especie de angustia para resolverla. 

La partida jugada consigo mismo. 

La acción sobre los otros jamás se olvida de su mecánica –de las cantidades y las intensidades, de los potenciales– y no solamente los trata como sí mismos, sino como máquinas, animales; de ahí un arte. 

•••

"Es una de mis observaciones más antiguas y que tengo la debilidad de preferir, la de que los hombres se asemejan más mientras más corto sea el tiempo durante el que se les observa, al grado de que en el instante no se distinguen ya; y otra, no menos cara a mi espíritu la de que esa semejanza, crecida hasta la identidad resulta de la intensidad de sus emociones." 

Es natural investigar si estos dos aspectos-límites de la identificación (neuropsíquica) no se vincularían. 

Por otra parte, la prisa basta —la sorpresa, etcétera. Existen pues condiciones en los límites. 

•••

El fondo del pensamiento está empedrado de encrucijadas. 

Yo soy el inestable. 

El espíritu es la posibilidad máxima —y el máximo de capacidad de incoherencia. 

El YO es la respuesta instantánea a cada incoherencia parcial —que es excitante. 

•••

No quiero tomar prestado del mundo (visible) más que fuerzas —no formas, sino de qué hacer formas. 

Nada de historia —nada de decorados— sino el sentimiento de la materia misma, roca, aire, aguas, materia vegetal —y sus virtudes elementales. 

Y los actos y las frases —no los individuos y su memoria. 

•••

Lo primero es recorrer el dominio. 

Después se pone un cerco, pues aunque esté limitado por otras circunstancias exteriores, se quiere estar para algo en esta limitación que no ha sido deseada. 

El hombre trata de querer lo que no ha querido. 

Se le da una prisión de la que dice: Me encierro. 

Se queda uno encerrado allí tanto como el que ha contado las piedras —o tanto como las frases que uno ha podido trazar sobre los muros, no los pueden derrumbar. 

•••

A nadie se le ocurriría la idea de explicar el movimiento por medio de consideraciones sobre el color mientras que lo contrario es o ha sido intentado. Hay pues desigualdad. Es que tal vez somos fuentes de movimientos y no de colores —y que este poder es la condición de la explicación. 

Digo: fuentes. Pero como lo somos de dolor o voluptuosidad. Sentimos "venir de nosotros" algunas... (no sé cómo decirlo) —algunas modificaciones–  de los valores –de las dimensiones, de las "sensaciones"– de las aceleraciones" que son a la vez las más nuestras y las más ajenas, nuestros amos, nuestros nosotros del presente y del momento siguiente. 

Cómo describir este fondo tan variable y sin referencia, que tiene las relaciones más importantes pero también las más inestables, con "el pensamiento". Sólo la música es capaz de ello. Especie de campo que domina estos fenómenos de la consciencia —imágenes, ideas que sin él no serían más que combinaciones, formación simétrica de todas las combinaciones. 

•••

La mente no debe ocuparse de las personas: De personis non curandum. 

•••

Lo que verdaderamente importa a alguien —entiendo por este alguien al que es único y está solo por esencia— es justamente lo que lo hace sentir que está solo. 

Es lo que se le aparece cuando está verdaderamente solo (aunque materialmente esté con otros). 

                                                                                 

•••

Considerar nuestras emociones como tonterías, debilidades, inutilidades, imbecilidades, imperfecciones; como el mareo y el vértigo de la altura que son humillantes. 

Algo en nosotros, o en mí, se rebela contra la potencia inventiva de/ alma sobre la mente. 

A veces es ALGUIEN completamente extraño al cuerpo y a la sensibilidad, a los intereses de SI, quien torna la palabra. El ve y califica fríamente la vida, la muerte, el peligro, la pasión, todo lo humano del ser —como si fuera otro, un testigo todo inteligencia... 

¿Es el alma? 

Ciertamente no; pues está como más allá de toda "afectividad". Es conocimiento puro con una especie de singular desprecio y despego del resto —como vería un ojo lo que ve, sin otorgar valor alguno no cromático... Este contaría los botones del chaleco del verdugo... 

 

•••

Yo desprecio lo que sé —lo que puedo. Lo que puedo es de la misma debilidad o fuerza que mi cuerpo. Mi "alma" comienza en el mismo punto en que ya no veo, en que ya no puedo nada –donde mi mente se cierra a sí misma al cambio– y volviendo de las más grandes profundidades, mira con pena... lo que marca la línea de sonda y lo que trae la nasa en que encuentra la miserable presa cogida en el mediocre abismo... 

¡Cuánto dolor, cuántas dichas por esta captura! 

Y qué es lo más ridículo: ¿lamentarse o alegrarse ante lo que uno se responde?

•••

La única esperanza del hombre es el descubrimiento de los medios de acción que disminuyan su mal y acrecienten su bien, es decir que directa o indirectamente den a su sensibilidad con qué actuar sobre sí misma, según ella misma. 

Aquí, un balance de lo que ha sido hecho en ese sentido. La sensibilidad es todo, soporta todo, evalúa todo. 

•••

Las "Ideas" son para mí los medios de transformación y, por consiguiente, las partes o momentos de algún cambio. Una "idea" del hombre "es un medio de transformar una cuestión". 

•••

Estás lleno de secretos que llamas Yo. Tú eres la voz de tu desconocido. 

•••

No tengo ninguna necesidad de los sentimientos de los demás y no me da ningún placer tomarlos prestados. Me bastan los míos. En cuanto a las aventuras, me pueden divertir a condición de que no perciba que las puedo modificar sin esfuerzo. 

•••

No tengo necesidad de nada. Aun la palabra necesidad no tiene sentido para mí. Así pues haré una cosa. Me daré una finalidad; y sin embargo no hay nada fuera de mí. Haré incluso seres que me asemejen un poco y les daré ojos y una razón. Les daré también una muy vaga sospecha de mi existencia de tal manera que sean llevados a negármela por medio de esta razón que les he conferido; sus ojos estarán hechos de tal forma que puedan ver una infinidad de cosas pero no a mí. 

Hecho esto les daré por ley adivinarme, verme a pesar de sus ojos y definirme a pesar de su razón. 

Y yo seré el premio de este enigma. Me daré a conocer a aquellos que acierten en la charada universo y que desprecien lo suficiente estos órganos y estos medios que yo he inventado para sacar conclusiones contra su evidencia y contra su claro pensamiento. 

•••

Yo no estoy vuelto hacia el mundo. Tengo la cara contra el MURO. No hay nada de la superficie del muro que me sea desconocido. 

•••

Para mí, dice, los sentimientos más violentos se presentan con algo en ellos —un signo— que me dice que debo despreciarlos. Simplemente los siento venir de más allá de mi reino, lo ya llorado, lo ya reído. 

•••

El dolor es debido a la resistencia de la con-ciencia a una disposición local del cuerpo. Un dolor que pudiéramos considerar lúcidamente y que pudiéramos como circunscribir se convertiría en sensación sin sufrimiento —y tal vez llegaríamos por ese medio a conocer alguna cosa diferente de nuestro cuerpo profundo—, conocimiento del orden del que encontramos en la música. El dolor es una cosa muy musical: casi se puede hablar de él en términos musicales. Hay dolores graves o agudos, los hay andante y furioso, los hay de notas prolongadas, de puntos de órgano, arpegios, progresiones —silencios bruscos, etcétera. 

•••

Bien (dice el señor Teste), lo esencial está contra la vida. 

•••

Libertad-Generalidad. 

Todo lo que hago y pienso no es sino especimen de mi posible. 

•••

El hombre es más general que su vida y sus actos. Está como previsto para más eventualidades de las que puede conocer. El señor Teste dice: Mi posible no me abandona jamás. 

•••

Y el Demonio le dice: Dame una prueba. Demuestra que eres todavía el que has creído ser.

 

Traducción: Salvador Elizondo